sábado

Grupo de Oración María Reina de la Paz - 1o. y 4o. martes de cada mes

El 1er. martes y 4to.martes tenemos grupo de Oración María Reina de la Paz, por los meses de noviembre y diciembre 2011 (Seminario de Vida en el Espíritu Santo) , luego el resto del año son los 1eros y 4tos lunes.
Nos reunimos en torno a María, como hijos que aman a su Madre.
Calendario: 1 nov. - 22 nov - 6 dic. - 27 dic. 2011

"Hijitos mios vivan en Gracia"
"Adoren a mi Hijo"
"Hagan todo lo que Él les diga"


Mensaje del 2 de octubre 2011 - Aparición a Mirjana

Queridos hijos, también hoy mi corazón materno los invita a la oración, a una relación personal con Dios Padre, a la alegría de la oración con Él. Dios Padre no está lejos de ustedes y no les es desconocido. Él se les reveló por medio de mi Hijo y les ha dado la Vida, que es mi Hijo. Por ello, hijos míos, no cedan a las tentaciones que quieren separarlos de Dios Padre. ¡Oren! No intenten tener familias y sociedades sin Él. ¡Oren! Oren para que la bondad que viene sólo de mi Hijo, que es la verdadera bondad, inunde sus corazones. Sólo corazones llenos de bondad pueden comprender y acoger a Dios Padre. Continuaré guiándolos. Les imploro especialmente que no juzguen a sus pastores. Hijos míos, ¿han olvidado quizás que Dios Padre los ha llamado? ¡Oren! Gracias.

Dijo Mirjana: “Nunca he dicho antes esto, pero, queridos hermanos, ¿son concientes que la Madre de Dios estuvo con nosotros? Cada uno de nosotros debería preguntarse: ¿Merezco esto? Lo digo porque es difícil para mí verla sufriente, porque cada uno de nosotros está buscando un milagro, pero no quiere obrar un milagro en sí mismo".

Mensaje del 2 de setiembre 2011 - Aparición a Mirjana

Queridos hijos, con todo el corazón y con el alma llena de fe y de amor hacia el Padre Celestial, os he entregado ―y os entrego nuevamente― a Mi Hijo. Mi Hijo, a vosotros ―pueblo de todo el mundo― os ha hecho conocer al único Dios verdadero y Su amor. Os ha conducido por el camino de la verdad y os ha hecho hermanos y hermanas. Por lo tanto, hijos míos, no deambuléis inútilmente, no cerréis el corazón ante esta verdad, esperanza y amor. Todo alrededor vuestro es pasajero y todo se desmorona, sólo la gloria de Dios permanece. Por eso, renunciad a cuanto os aleja del Señor. Adoradlo sólo a Él porque Él es el único Dios verdadero. Yo estoy con vosotros y permaneceré junto a vosotros. Oro de manera especial por los pastores: para que sean dignos representantes de Mi Hijo y os conduzcan con amor por el camino de la verdad. ¡Os doy las gracias!