sábado

Tanto amó Dios al mundo (Jn.3,16-18) - "SI TÚ SUPIERAS"





Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo Único, para que todo el que crea en El no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por El. El que cree en El, no será condenado; pero el que no cree, ya está condenado, por no haber creído en el Hijo Único de Dios.